Saltar al contenido

Consejos para mantener fría una nevera portátil durante más tiempo

como mantener frio nevera portatil

A la hora de planear una salida al aire libre pensamos en muchos detalles, como no olvidarnos de la sombrilla, las chanclas, un buen mantel de picnic y el protector solar.

Pero a menudo pasamos por alto algo tan importante como mantener nuestros alimentos y bebidas en perfectas condiciones, bajo el calor abrasador de los soleados días de verano.

Para este fin existen artilugios maravillosos, con un nombre impresionante y original, a la par que misterioso: las neveras portátiles.

Una nevera portátil puede ser tu mejor aliada si no quieres acabar bebiéndote un desagradable brebaje caliente, acompañado de un bocadillo con un extraño sabor a vinagre, consecuencia de que el calor ha hecho de las suyas.

En neveraportatil.site nos hemos propuesto darte unos consejos sencillos, pero de eficacia demostrada, para que puedas mantener durante más tiempo tu neveras fría y, de paso, evitarte más de un disgusto intestinal.

No te prometo ningún milagro (para eso dicen que hay que ir a Lourdes). Pero si conseguimos que tu frigo portátil te regale un tiempo extra, nosotros ya nos damos por satisfechos.

Así que sin enrollarnos más, estos son nuestros 9 mandamientos para mantener el frio en tu nevera portátil durante más tiempo:Elegir un material de calidad

Elegir materiales de buena calidad

Sin este paso, poco importa lo buenos que sean nuestros consejos: nada funcionará.
En el mercado encontrarás una gran variedad de neveras portátiles, cada una pensada para un uso concreto.

[Podéis ver nuestro artículo sobre los diferentes tipos de nevera en este enlace]

Porque no va a ser lo mismo mantener un par de botellitas frescas el tiempo de un trayecto corto en coche, para lo que cualquier bolsa térmica de tela o mochila nevera te serviría, que hacer una excursión o pasar el día en la playa.

Para este caso vas a necesitar una nevera portátil rígida de mayor capacidad y mejor aislamiento.

Una vez decidido cuál es tu tipo de nevera ideal, deberías fijarte en su robustez tanto externa como interna.

El material exterior tiene que ser resistente puesto que será la parte más expuesta a roces, calor del suelo y golpes.

En el caso de las neveras de plástico, si este se nota tan fino que se hunde al hacer un poco de presión con los dedos, tal vez te convenga gastarte un poco más y buscar una de calidad superior.

Comprueba que el asa sea suficientemente resistente como para aguantar el peso de la nevera una vez llena y que el agarre sea cómodo, ya que tendrás que cargar con ella un buen rato.

Llegamos al punto primordial que no es otro que es el aislamiento térmico de dicha nevera. Sin un buen aislamiento, poco importa todo lo anterior: nada se mantendrá frío.

El preciso que el interior tenga una buena (o varias) capa aislante. Para este tipo de nevera se suele usar poliestireno expandido.

No es otra cosa que unas hojas de porexpan, también conocido como corcho blanco, de grosor variable, situadas entre la capa de plástico externa e interna de la nevera.

Estudiar las características y descripción del producto antes de comprarlo, te aportará la información necesaria acerca del tipo de aislamiento, grosor y tratamiento anti rayos UV, entre otros.

No lo dudes, infórmate, mira vídeos, lee opiniones de otros usuarios y compara.

Otro punto que te aconsejo comprobar es la tapa de la nevera. Asegurarse de que queda hermética y bien sellada una vez cerrada, será la mejor forma de no dejar escapar ni una pizca de frio.

“Poco importa que sigas al pie de la letra nuestros mandamientos, si los materiales de tu nevera portátil no son de calidad.”

Comprar acumuladores de frío (para nevera)

También conocidos como bloques azules o placas de hielo para nevera.

Se trata de unos bloques llenos de gel refrigerante. Estos gadgets te pueden salvar la comida en más de una ocasión.

Los tienes en varios tamaños, grosores y formas, para que se adapten a toda clase de neveras y bolsas.

Incluso puedes aprovechar las típicas bolsas de frío para golpes y lesiones. Su ligereza y flexibilidad las hacen ideales ya que se adaptan bien a huecos y rincones.

Cabe subrayar que su capacidad para mantener el frío es menor que la de los bloques de frio.

La clave es no olvidarse de ponerlos en el congelador la noche anterior. El día que los necesites, van directo del congelador a la nevera/ mochila y a disfrutar de unas cuantas horas de frio asegurado.

En cuantos más bloques pongas, más fría se mantendrá tu nevera, ahí queda eso.

Que todo lo que metas en la nevera esté bien frío

En cuanto más frío esté mas tardará en recalentarse. Parece muy tonto, pero es así de sencillo y lógico.

Toca ser previsor, preparar las cosas con antelación y, si algo está tibio, esperar a que se enfríe del todo.

No abrir la nevera con demasiada frecuencia

En la misma linea que el consejo anterior, es decir simple pero básico:

Cuanto más se abra, más aire caliente entrará y menos tiempo aguantará el frío en su interior. De hecho esta norma también se aplica a las neveras de casa.

mantener frio nevera

Así que manos quietas y hazte una pregunta: ¿Qué es lo que más que consumimos en días calurosos? ¿Bebidas verdad?

Pues procura tenerlas lo más a mano posible, para que el acto de abrir y cerrar la nevera se haga de forma rápida.

Lo “más” sería tener una nevera para bebidas y otra para los demás alimentos, pero entiendo que según donde vayas menos puede ser más, por lo que dejo esta drástica decisión en tus manos.

Coloca lo que necesita más frío al fondo

Aquí el orden es la clave. Suena un poco a método Mari Kondo, pero no te harán falta tantas horas para llevarlo a cabo.

Por ejemplo, si vas de barbacoa, lo conveniente sería poner la carne en la parte inferior, los demás alimentos encima y, entre capa y capa, unos acumuladores de frío que ayuden a conservar la temperatura.

Y como alumnos aplicados que somos, haremos caso al consejo anterior y pondremos las bebidas en la parte superior.  

La bebida mejor congelada

Podría ser tu lema: “Congelar antes de almacenar”

Nada conseguirá mantener tu bebida fría tanto tiempo como el congelarla antes de introducirla en la nevera. ¿Elemental verdad, querido Watson?

Dos apuntes importantes:

  • Bebidas SIN GAS en botellas de plástico sin que estén del todo llenas: No Problemo
  • Bebidas en botellas de vidrio y lata de refrescos CON GAS: no, no, no, a menos que quieras comprobar por tí mismo cómo explotan en tu congelador, claro.

Alejar la nevera del sol

Porque protegerse del sol no solo es válido para nosotros.

Búscale un sitio a la sombra de un pino, bajo la sombrilla, entre unas rocas o donde puedas pero mantenla a resguardo de los rayos del sol.

En cuanto menos sol le dé, más horas de frescor para tus alimentos.

Para rizar el rizo y mejorar este consejo, mirar el siguiente.

Cubre tu nevera portátil

Bien sea con un aislante especial de los que se venden en tiendas de bricolaje o algo como los reflejantes que se usan para cubrir el parabrisas, y que evitan que nos achicharremos tras pasar horas estacionado a 43º.

Si eres un poco manitas incluso podrías fabricarte tu propia funda de nevera.

Truco casero: la toalla mojada

Envolver tu neverita con una toalla mojada la aislará de la temperatura exterior. Cuando la toalla se esté quedando seca, solo tendrás que volver a mojarla.

Transporte

No es lo mismo mantener un par de botellitas frescas el tiempo de un trayecto corto en coche … que hacer una excursión o pasar el día en la playa.

Aunque parezca de cajón, no va mal incluirlo en nuestra lista de consejos.

Durante el transporte, intenta que tu nevera se encuentre en un lugar donde no le dé el sol directo, a poder ser en el sitio mas fresco del vehículo.

Si tienes aire acondicionado y la salida del aire está junto a la nevera, mejor que mejor.

Durante las paradas, en la medida de lo posible, evita estacionar tu vehículo a pleno sol. Si no te quedara más remedio, procura no dejar tu nevera portátil en el maletero por ser una de las partes donde más calor se suele acumular.

Aquí terminan nuestros mandamientos

Sigue unos o todos estos consejos a la vez para crear tu combo ganador: Nevera rígida + bloques azules + bebidas congeladas + sombrilla + toalla húmeda = !Jornada al aire libre exitosa!

Hasta pronto,